Únete a la cordada Colabora

x
COLABORA

EN EL SINAÍ - Andrés Espinosa

EN EL SINAÍ - Andrés Espinosa

En 1930 encontramos a Andrés Espinosa navegando por el Mar Rojo a bordo del Talodi, un buque semicarguero, camino de la península de Sinaí. Desde la cubierta contempla la línea de montañas que él define como los Alpes de Arabia. ¿Qué nuevo sueño de aventura le ha llevado al vizcaíno hasta las orillas del desierto bíblico?


Un monje ortodoxo, que le acoge en el convento de Tor, el puerto del suroeste de la península del Sinaí en el que ha desembarcado, se queda atónito al escucharle: “¿Quiere atravesar solo el desierto hasta el convento de Santa Catalina?”, exclama el fraile, escenificando los mismos gestos de escepticismo a los que Espinosa está tan habituado.


A la madrugada siguiente, el mismo monje será el que le despida con la mejor de sus bendiciones en la puerta del convento. “El fraile ha abierto el portón que da al desierto y el ruido del gozne y de la cerraja han sido los últimos en desearme un buen viaje. Todo duerme; solo el movimiento de las olas del mar y el viento restan majestad a este señorial silencio. Con la mochila en la espalda y en la diestra una ligera caña india, empiezo a caminar por el desierto de Kaah”.


Allí está, frente a la inmensidad laberíntica de arenas y rocas que forma el Sinaí. Camina  durante horas, durante días, sin rumbo. Perdido entre las dunas, huérfano de cualquier referencia en la que apoyar su andadura, reflexiona con humildad, poniendo de manifiesto su espíritu religioso: “Hay que desengañarse que el hombre, a pesar de su ciencia, no es nada ante los grandes inconvenientes. Me molesto cuando escucho las fantochadas de algunos: “Vencí tal precipicio, aplasté el orgullo de aquella montaña, domine tal dificultad...”.


“Me asqueo cuando me dicen: “¡Qué valiente, Espinosa! Has triunfado sobre la montaña, sobre la selva, sobre los hielos…”.


Cómo hacerles comprender que ya estaría bajo tierra si no hubiera contado con la ayuda de la Divina Providencia”.


 


EN LA MONTAÑA DE MOISÉS


Al cuarto día de deambular entre arenales, y montañas, sobreviviendo con los higos que va encontrando en pequeños oasis, escucha unas voces; mira a lo lejos y observa la figura  estirada de un beduino que se le acerca. ¡Está salvado!


Instantes después se encuentra sentado en su tienda, tomando café y comiendo carne con una torta hecha de harina.


El beduino le pide dinero por guiarle hasta Santa Catalina. Veinte piastras. No es demasiado.


Espinosa se resiste, pero comprende que es su única alternativa para no morir de sed perdido en el desierto.


A la mañana siguiente parten los dos hacia la montaña de Moisés. “Es ya mediodía cuando, al remontar un altozano, Yebelik me grita: “¡Yebel Musa!”, señalando a la cumbre que se divisa en el horizonte. Mi acompañante se arrodilla respetuoso. Miro a la montaña sagrada y su contemplación me trae una sensación que ya conocía anteriormente, aunque fuese en sueños; placidez e intimidad; más que un impacto, ha sido una impresión serena”.


Horas más tarde, Espinosa penetra entre puertas y cancelas en el legendario convento de Santa Catalina, al pie mismo de la montaña bíblica. Es el 17 de Agosto de 1930. A la mañana siguiente el aventurero vasco se prepara para culminar su alucinante peregrinaje.


“Uno de los frailes me ayuda preparar los últimos detalles; me entrega pan y queso y me acompaña a salir del convento”.


Ante él está la cumbre que ha venido a buscar desde tierras lejanas, por la que ha atravesado el desierto en solitario. Se aproxima a sus roquedos, localiza el camino de los peregrinos y comienza la ascensión con recogimiento  como si en la cumbre le aguardara el mismísimo Dios.


“Al fin, tras tantos pensamientos, luchas y desgaste de voluntad me encuentro aquí arriba, en lo más alto del Sinaí, en la sagrada montaña en la que el Altísimo entregó a Moisés las Tablas de la Ley”. Una vez más, ha superado todos los obstáculos y ha alcanzado su objetivo.


HACIA EL ÁFRICA ECUATORIAL


Durante dos jornadas convive con los monjes de Santa Catalina en una experiencia que define como “un viaje a la Edad Media”. Luego inicia el regreso a Tor. Desde el puerto del Mar Rojo escribe a su amigo Manuel de la Sota, contándole sus peripecias: “Ir solo al Sinaí, sin haber estado antes es tan difícil, que puede decirse mejor que es imposible. Me perdí porque tenía que perderme. Pero salí bien porque, afortunadamente, llevo el santo de cara”.


Ya en el final de la carta Espinosa confía a su amigo su próximo objetivo: “La primera etapa está ya hecha; ahora me falta la más importante: ir al corazón del África montañosa y ver de tocar y escalar alguno de aquellos colosos. Mañana embarcaré para Suez, luego tomaré la ruta del trópico. Veré si me acompaña la suerte”.


Espinosa posdata su escrito con una reflexión íntima: “Solo, loco, libre, tres hermosas palabras. Solo, loco y libre por el mundo adelante, que es muy grande”.


 


----------------------------------
Fotografías: Archivo Antxon Bandrés
Autor: Antxon Iturriza
«Historia testimonial del Montañismo Vasco» Publicado por Pyrenaica
Más info: www.pyrenaica.com/publicaciones


Más curiosidades

  • Josune sin límites

    El 5 de julio de 1992 se celebraba en la plaza de Bergara una nueva edición del Campeonato de Euskadi. Entre los h ...

  • Cho Oyu. La hora de las mujeres

    Cinco días después de su descenso al campo base, Fernández y Eguillor ingresaban en la habitación 333 del Hospital Cl&i ...

  • KILIMANJARO - ANDRÉS ESPINOSA

    El Explorateur Grandidier ha fondeado frente al puerto de Mombasa el 9 de septiembre de 1930. Una chalupa impulsada por remeros negros se arrima al ...

  • MENDIAREN AURPEGI ALAIA

    “Mendiaren aurpegi alaia” testu hau Pyrenaica aldizkariaren 2000. urteko hirugarren alean argitaratu zen, 200. zenbakian, Felix Iñurrategiren oro ...

  • Una leyenda llamada Espinosa - Camino del Mont Blanc

    El alpinismo vasco ha tenido una leyenda. Una leyenda tan real y tangible como ignorada por la historia y el recuerdo. Salvo estudiosos del tema, se d ...

  • Achuraju. Estrellas desconocidas

    Cuando tres días más tarde de su llegada a Huaraz, Rosen y Kirch, ya repuestos de sus afecciones, regresan al campo base, lo van a en ...

  • HA NACIDO PYRENAICA

    No todo había sido en Elgeta una repetición de secuencias respecto a 1924. Se había producido una novedad que sería det ...

  • El día en que la mujer blanca subió al Kaga Tondo

    Venía de coger agua cuando he visto cerca de nuestra cabaña una extraña choza de colores. La algarabía de los niñ ...

  • EL CLUB VASCO DE CAMPING EN EL CONSEJO DE MINISTROS

    En el clima de desconfianza permanente hacia el montañismo que mantenía el régimen franquista, el proceso más largo y c ...

  • Everest, el gran día

    Al igual que en el intento del 74, el segundo acercamiento del montañismo vasco hacia el Everest iba a comenzar con una carta. El 23 de juni ...